¿Para qué está indicado?

El envejecimiento es un proceso lento e inevitable cuyas manifestaciones empiezan a notarse a partir de los 35 años. Se caracteriza por un deterioro físico que se hace patente en un aumento del tiempo de recuperación tras los esfuerzos, pérdida de masa muscular y ósea, artrosis, leves déficits hormonales, diabetes, infecciones más frecuentes, aterosclerosis y patología del corazón, cambio de actitud ante los problemas y la aparición de cánceres con mayor frecuencia que en etapas anteriores. Con la edad se pierden sustancias de las que depende el sentirse bien, tales como hormonas, aminoácidos, vitaminas, se debilitan sistemas enzimáticos que son capaces de controlar nuestras defensas antioxidantes y si los niveles de estas sustancias se mantienen, logramos mantener la calidad de vida.

La Medicina Antienvejecimiento o  AntiAging es la parte de la medicina basada en la aplicación de avances científicos y tecnologías médicas para la rápida prevención, detección, tratamiento temprano y corrección de las disfunciones, desórdenes y enfermedades relacionadas con la edad, o provocadas por el envejecimiento consiguiendo alargar la esperanza de vida del ser humano y al mismo tiempo mejorar su calidad de vida.

¿En qué consiste el tratamiento?

Los tratamientos son totalmente personalizados. Tanto las técnicas aplicadas como la composición y pauta de los tratamientos son seleccionadas en cada caso según los resultados de las pruebas diagnósticas realizadas a cada paciente. No hay un tratamiento estándar para todo el mundo.

  • Entrevista e Historia Clínica
  • Exploración Física
  • Pruebas de Laboratorio
  • Evaluación Nutricional
  • Evaluación Antropométrica y Bioimpedancia eléctrica: para conocer el grado y tipo de obesidad, composición de grasa, masa magra, agua, metabolismo basal.
  • Valoración Físico-Atlética: orientar a la persona para su entrenamiento físico-deportivo
  • Valoración Psicológica: gestión y control del estrés.

A partir de los resultados obtenidos, se diseña un tratamiento individualizado que se basa en varios pilares esenciales: dieta, ejercicio físico, control del estrés,  Medicina Ortomolecular (vitaminas, minerales, oligoelementos, etc), Ozonoterapia,  y Limpieza Arterial. El tratamiento suele prolongarse de 6-8 meses según cada persona.