toxina botulínica

¿PARA QUÉ ESTA INDICADO?

El tratamiento con Botox es el procedimiento cosmético de tipo no quirúrgico más demandado en los últimos años. Sus efectos son espectaculares, tanto en hombres como en mujeres y cada vez hay más gente convencida.

Trata aquellas arrugas del tercio superior del rostro que se forman cuando gesticulas (al reír, llorar, enfadarte, sorprenderte). Las arrugas que permanecen en tu cara cuando estás en reposo no responden al tratamiento con Botox. Además de eliminar y quitar arrugas de la cara, relaja los músculos faciales dejando la piel distendida, tonificada y tersa, devolviendo luminosidad a tu cara.

DESCRIPCIÓN DEL TRATAMIENTO

El Botox es una sustancia que inhibe la liberación de acetilcolina de las terminaciones nerviosas que impiden que el músculo se contraiga. Como el músculo no puede moverse, la arruga no se produce.

El tratar todos los músculos por igual era lo que daba a los pacientes esa expresión paralizada y antinatural que tan poco gusta. Pero esa forma de trabajar el Botox ha quedado totalmente desfasada. Los rostros que lucen una expresión congelada y casi grotesca no gustan a nadie. Los músculos importantes han de tratarse con rotundidad, pero los otros no tanto.

Los efectos duran entre 4 y 6 meses, incluso más, dependiendo de la persona. Según se repiten las aplicaciones y dado que el músculo se debilita por falta de uso, los efectos se van prolongando. En cualquier caso, la duración depende también del grosor de la piel, el sexo, la potencia del músculo, la profundidad de la arruga y la dosis inyectada.

La aplicación del tratamiento se hace (como mucho) en una hora, con anestesia tópica. En Clínica Centro a los 15 días hacemos una revisión del tratamiento que incluye una Mesoterapia Facial Gratuita, para reequilibrar el rostro tras la aplicación de la toxina butolínica.