¿PARA QUÉ ESTA INDICADO?

El paso del tiempo lleva a la formación de líneas de expresión causadas específicamente por la menor producción de ácido hialurónico, colágeno y elastina. Disminuye también la elasticidad que es acentuada por la fuerza de la gravedad. Cuando ésta es leve puede ser estéticamente molesta, pero aún no requiere de cirugía plástica, porque produciría una sobrecorrección, dejando un rostro poco natural, rígido y artificial.

La técnica es indicada para pacientes con tejido hipotónico (flácido) y para dar volumen. Se recomienda para los casos de flacidez facial leve a mediana, para producir aumento de volumen en los pómulos y para tratar la papada incipiente.

Producen una elevación, reposición y suspensión del tejido blando facial. Se puede utilizar para el lifting del área temporal, frontal, supraciliar, malar, mandibular, cuello, bola de Bichat y también en técnicas de lifting endoscópico.

DESCRIPCIÓN DEL TRATAMIENTO

Los hilos de sustentación facial (hilos aptos), se introducen bajo la piel y la traccionan hacia arriba, provocando un efecto de lifting en la frente, las cejas y la zona de la mandíbula.

Se colocan a través de incisiones muy pequeñas, su aplicación es más simple, menos costosa y deja menos cicatrices que el lifting tradicional. Estos son elaborados con un material que es reabsorbido por la piel. No dejan marcas, no se notan al palpar la cara. Una vez que los hilos se reabsorben, lo que sucede aproximadamente al año de su aplicación, su efecto tensor continúa por hasta dos años más, cuando pueden volver a colocarse.