La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que regula la homeostasis del calcio y es vital para la salud de los huesos. A pesar de que también se puede obtener de fuentes dietéticas o suplementos, vitamina D3 (colecalciferol) se sintetiza en la piel humana a partir de 7-dehidrocolesterol tras la exposición a los rayos ultravioleta-B (UVB) de la luz. Cuando la vitamina D3 en la piel es inadecuada debido a la exposición a la radiación UVB insuficiente, la ingesta vía oral de vitamina D es necesaria para satisfacer las necesidades del organismo.

La suplementación con vitamina D puede tener una gran variedad de efectos positivos sobre todo, desde el alivio del dolor, evitar el desarrollo de alergias, y es especialmente importante durante los meses de invierno en los que la exposición solar es escasa.

 

Durante el invierno, los suplementos de vitamina D es más importante que nunca. Esta vitamina es muy polivalente, puesto que beneficia nuestra salud en general, incluyendo los huesos, el sistema inmunológico, el corazón, los pulmones, los músculos y el cerebro. Además, recientes investigaciones apuntan a otros beneficios sorprendentes, como acortar las estancias hospitalarias, así como ayudar con la pérdida de peso.

Ayuda en el tratamiento del cáncer de mama y el cáncer colorrectal

Algunos investigadores recomiendan que las mujeres mantengan unos niveles de vitamina D entre 100 y 150 nmol / l para la prevención del cáncer de mama. La investigación está demostrando que las mujeres con niveles en sangre de vitamina D, en el extremo más alto de los niveles recomendados cuando son diagnosticadas con cáncer de mama, tienen el doble de probabilidades de sobrevivir en comparación con aquellos con niveles deficientes.

Un estudio canadiense mostró que las mujeres con niveles muy bajos de vitamina D en el diagnóstico son el 94 por ciento más propensos a tener la propagación del cáncer. Pueden ser necesarias dosis de hasta 40.000 UI por día en el corto plazo para aumentar los niveles.

Los pacientes con cáncer de mama con frecuencia tienen deficiencia de vitamina D preexistente (baja concentración sérica de 25-hidroxivitamina D) cuando desarrolla su cáncer. Una serie de estudios epidemiológicos muestran una asociación inversa entre el riesgo de desarrollo de cáncer de mama y el  estado de la vitamina D. Además, varios estudios han reportado que los pacientes con Cáncer de mama y con deficiencia de vitamina D tienen un fenotipo molecular más agresivo y peores indicadores de pronóstico. Se encontró que la ablación de la expresión del receptor de vitamina D en las células del cáncer de mama, acelera el crecimiento del tumor primario y permite el desarrollo de metástasis. (“Tumor Autonomous Effects of Vitamin D Deficiency Promote Breast Cancer Metastasis” Endocrinology 2016 157:4, 1341-1347)

Además, unos niveles adecuados de vitamina D mejoran la calidad de vida en mujeres que han superado un cáncer de mama en comparación con las mujeres con niveles deficientes de vitamina D. El mantenimiento de niveles óptimos de vitamina D, puede ayudar a mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer de mama a medida que pasan por el tratamiento del cáncer. (“High serum levels of 25-hydroxyvitamin D are associated with better quality-of-life, and lower levels of perceived stress, depression, and fatigue among breast cancer survivors” Cancer Research 2015 May)

La vitamina D puede reducir la proliferación celular y el crecimiento tumoral en el tejido mamario, y la exposición puede ser más importante durante la adolescencia cuando el tejido mamario está desarrollando. Es por ello, que se realizó otro estudio de suplementación de vitamina D en chicas adolescentes que se asoció con un menor riesgo de enfermedad benigna de mama (BBD)

(“Adolescent dietary vitamin D and sun exposure in relation to benign breast disease”. Cancer Causes & ControlAugust 2015, Volume 26, Issue 8, pp 1181-1187)

Existen numerosos estudios en los que hay una asociación positiva entre los niveles de vitamina D y la supervivencia en cáncer colorrectal (CRC). La mayoría de los pacientes en estadio IV CRC recién diagnosticados son deficientes en vitamina D. Los datos de este estudio sugieren que, los altos niveles de 25 (OH) D se asocian con una mejor supervivencia global. Los ensayos clínicos que existen, determinan que la suplementación de la vitamina D podría mejorar los resultados para los pacientes con cáncer colorrectal deficientes en vitamina D. (“Serum 25-Hydroxy Vitamin D and Survival in Advanced Colorectal Cancer: A Retrospective AnalysisNutr Cancer. 2015 Apr; 67(3): 424–430)

Llámanos        +34 958 52 25 16