Como hemos dicho en el post anterior, la suplementación con vitamina D, es adecuada cuando hay una deficiencia, puesto que puede favorecer el desarrollo de determinadas patologías o incluso, si estas se producen  el proceso de recuperación y la estancia hospitalaria, medidas en días de ingreso, también disminuyen si los niveles de la vitamina D son los adecuados.

Acelera la recuperación del accidente cerebrovascular

Un estudio de 2015 evaluó la correlación entre los niveles de la vitamina D y la gravedad de un accidente cerebrovascular. Los investigadores encontraron que las personas con niveles más bajos de vitamina D experimentaron estados más severos que aquellos con niveles adecuados. Los investigadores también descubrieron que por cada reducción de 25 nmol / L de los niveles de vitamina D, la oportunidad de recuperarse completamente tres meses después de un accidente cerebrovascular se redujo a la mitad.

La vitamina D, es un neuroesteroide presente en el líquido cefalorraquídeo y metabolizada por el tejido cerebral que regula la señalización de calcio y la eliminación de especies reactivas del oxígeno (ROS), que desempeñan un papel en la lesión celular aguda después de accidente cerebrovascular isquémico y hemorragia intracerebral (ICH). Los niveles de vitamina D baja, se ha encontrado que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico, predice la gravedad y un peor pronóstico funcional.

(“Vitamin D Deficiency Correlates With Stroke Severity on Presentation in Intracerebral Hemorrhage”. Stroke July 2016, Volume 47, Issue 7)

“Vitamin D deficiency and incident stroke risk in community-living black and white adults”

Int J Stroke January 2016 vol. 11 no. 1 93-102

“Vitamin D and Vulnerable Carotid Plaque” American Journal of Neuroradiology June 16, 2016

Reduce las estancias hospitalarias

Cuando los pacientes requieren hospitalizaciones prolongadas, su exposición a la luz solar se reduce al mínimo y sus niveles de ejercicio a menudo se eliminan. Ambos de estos factores pueden conducir a la deficiencia de vitamina D. Un pequeño estudio se centró en una posible correlación entre las dosis muy altas de vitamina D durante cinco días y la duración de la estancia en cuidados intensivos. Los que recibieron 500.000 UI de vitamina D en promedio una estancia de 18 días en el hospital. Mientras tanto, los pacientes que reciben un promedio de 250.000 UI de una estancia de 25 días, y los que recibieron un placebo promedian una estancia de 36 días. (“High dose vitamin D administration in ventilated intensive care unit patients: A pilot double blind randomized controlled trial”Journal of Clinical & Translational Endocrinology Volume 4, June 2016, Pages 59–65

En otro estudio, se estimó la prevalencia de la deficiencia de vitamina D en los niños ingresados ​​en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y su asociación con la duración de la estancia en la UCI y otros resultados clínicos clave. La prevalencia de la deficiencia de vitamina D fue del 74% en estos niños ingresados en la UCI. La duración media de la estancia en la UCI fue significativamente más largo en niños con deficiencia de vitamina D (7 días; 2-12) que en aquellos con no deficiencia (3 días; 2-5; p = 0,006 (“Vitamin D deficiency and length of pediatric intensive care unit stay: a prospective observational study”. Annals of Intensive Care20166:3)

Afecta el dolor lumbar

El dolor crónico que no responde al tratamiento puede ser debido a una deficiencia de vitamina D. Un estudio mostró que se necesitaba medicación para el dolor en cantidades dos veces mayor en las personas con deficiencia de vitamina D, en comparación con aquellos con niveles adecuados. Dado que la vitamina D es una hormona, sus receptores se encuentran en todos los tejidos en el cuerpo, incluyendo los músculos, los huesos, las células inmunes y las células del cerebro.

En otro estudio, se midieron niveles de vitamina D en pacientes con dolor lumbar crónico, y se marcaron 3 niveles: suficiente, insuficiente y deficiente y se administró entre 3000-5000UI de vitamina D durante un período de 3 meses. El resultado fue que, todos los pacientes con deficiencia en vitamina D, el 84% de los pacientes que tienen niveles insuficientes de vitamina D y el 42,85% de los pacientes con niveles suficientes de vitamina D, han demostrado una notable alivio sintomático. (“Study of Beneficial role of Vitamin D in chronic low back pain”. Indian Journal of Research 2016)

(“BsmI, ApaI and TaqI Polymorphisms in the Vitamin D Receptor Gene (VDR) and Association with Lumbar Spine Pathologies: An Italian Case-Control Study”. PlosOne  May 2016)

Reduce al mínimo el desarrollo de alergias

La vitamina D ahora está siendo investigado como un medio para reducir al mínimo las alergias en los bebés. Los investigadores encontraron una correlación entre el bajo nivel de vitamina D y una mayor incidencia de alergia a los ácaros del polvo, así como el eccema al año de edad. Los suplementos de vitamina D durante el embarazo y la infancia temprana puede tener muchas ventajas sobre tendencias alérgicas Además de reforzar la respuesta inmune.

(“Prenatal, perinatal, and childhood vitamin D exposure and their association with childhood allergic rhinitis and allergic sensitization.”  Journal of Allergy and Clinical Immunology

Volume 137, Issue 4, April 2016, Pages 1063–1070.e2

¿Sabes cuál es tu nivel?

Un análisis de sangre es la mejor manera de determinar su nivel de vitamina D basal. Pedir específicamente la vitamina D 25-hidroxi (25 (OH) D), ya que proporciona el nivel total de vitamina D de la dieta, así como la exposición solar. Para la salud general, un nivel ideal es de al menos 75 nmol / L. Para la prevención del cáncer, se recomienda un nivel de entre 90 y 120 nmol / L.

¿Cuánta vitamina D se necesita?

La suplementación con 1.000 UI de vitamina D3 por día permitirá que el 50 por ciento de los adultos para alcanzar niveles sanguíneos ideales. Las cantidades más altas pueden ser necesarios para algunas personas para alcanzar los niveles sanguíneos óptimos. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas de cuáles son sus niveles y la cantidad de suplementación que necesita. 

En Clínica Centro realizamos estudios para la determinación de los niveles de vitamina D así como otros estudios específicos, según la patología a tratar o el estado previo de salud en la que se encuentre el paciente.

Llámanos        +34 958 52 25 16